ACERCA DE MÍ

Hola! Me llamo Guadalupe Encina.

Tengo 21 años y soy de Buenos Aires, Argentina.

Juego ajedrez desde hace más de 10 años. Mi vida estuvo llena de experiencias que me marcaron muchísimo: conocí varios países, culturas y personas increíbles. Aprendí lo que es el esfuerzo y la resiliencia. Fui tricampeona nacional y campeona panamericana en las categorías femeninas juveniles. Representé a mi país en el mundial juvenil 2017 y en la olimpiada online 2020.

Mientras todo esto pasaba el resto de mi vida seguía su rumbo normal: salía con amigos, hacía deporte, aprendía otras cosas que también me gustaban. Terminé el colegio, empecé la universidad, y así con todo.

Ya me había acostumbrado a la sorpresa que se llevaban las personas cuando les contaba que jugaba ajedrez o que participaba en torneos. Les resultaba extraño porque era una disciplina qué pasaba muy desapercibida a diferencia de otros deportes. La gente no se acercaba a él, pensando que era un juego aburrido o que había que ser “muy inteligente” para jugarlo.

Sin embargo, en octubre del 2020 la serie “The Queen's Gambit” arrasó en Netflix.

La misma protagonista publicó en su cuenta de Instagram estadísticas increíbles, donde destacó el “incremento de las búsquedas en Google sobre cómo jugar ajedrez" (llegando a un pico que no se había visto en años). En Argentina, esto se vio reflejado en un aumento en ventas y en asociaciones a clubes y federaciones.

Es por eso que a principios del 2021 con la idea darle más difusión, creé mi cuenta de Instagram, ajedrez.ge, desde la cual comencé a promocionar el ajedrez y acercarlo a todos los que quisieran aprender aunque sea sólo por curiosidad. Mostrarles las reglas básicas, curiosidades y brindarles todas las herramientas que se necesiten para mejorar.

Ese es el mismo objetivo para este blog: creo que nadie debería perderse la oportunidad de conocer el ajedrez porque es un juego increíble.

Quiero que sepan que el ajedrez no distingue de edad, sexo o cultura: todas las personas pueden jugar ajedrez. De manera competitiva o sólo por placer. No se necesita mucho dinero para acceder a él, ni tampoco un espacio físico concreto. Puede jugarse en casa, en la plaza, en un club, por internet.

Sé que desde afuera parecen un montón de piezas moviéndose sin sentido, pero les aseguro que pasan muchas cosas más ahí dentro.

¡Los invito a conocerlos conmigo y adentrarse en este mundo mágico!